Ajustada victoria del SDSM en Macedonia del Norte

SDSM consigue una ligera victoria con 46 escaños, 8 menos que en los últimos comicios. Entre estos 46 escaños se incluyen 3 provenientes del partido albano BESA, que decidió presentarse junto al SDSM. Le sigue la coalición conservadora VMRO-DPMNE con 44 escaños, a dos de la coalición progresista. El VMRO-DPMNE también ha conseguido menos escaños que en las elecciones de 2016, para ser concretos,7 escaños menos.


El DUI consigue la victoria entre los partidos albaneses con 15 asientos, 5 más que los que tenía, seguido por la alianza entre Alternativa y la alianza para los albaneses (AA) con 12 votos y así cuadruplicando sus escaños. El antiguo y pequeño DPA tenía dos asientos en 2016 y en estas elecciones consigue apuradamente mantenerse en el parlamento con un solo escaño. El Levica entra al congreso por primera vez consiguiendo dos escaños. Este partido de izquierdas ha acusado al gobierno de manipular los datos, pero aparte de esta acusación, no ha habido más incidentes durante la jornada electoral.


El parlamento macedonio está compuesto de 120 asientos, por tanto, los partidos necesitarán conseguir la mayoría absoluta para poder gobernar. Para alcanzar la mayoría se necesitan 61 escaños. El 4 de agosto se celebrará una sesión en el parlamento ya con las nuevas cantidades de escaños que le corresponden a cada partido. A partir del día 4, será una cuenta atrás para las dos coaliciones para conseguir la mayoría con el apoyo de los partidos albaneses.


Cabe destacar la bajada de votos que ha tenido tanto el VMRO-DPMNE como el SDSM. Juntos suman solo 90 escaños, el menor número desde 2006. Por otra parte, ha sido un éxito generalizado para los partidos albaneses que pasan de tener 20 escaños a 31 (incluyendo los 3 de BESA). Esto se debe al aumento de diversidad de opiniones del pueblo y del auge del nacionalismo tanto macedonio como albano, que empieza a crear rencillas entre las dos etnias.


Otro factor importante ha sido la baja participación, solo un 52% de los habitantes registrados han ido a votar, un 15% menos que en 2016. La baja participación es causada por el miedo a la transmisión del virus. Encuestas dicen que otra causa de la poca participación es la desconfianza ante su gobierno y el pensamiento general de ser engañados por los políticos.


3 views0 comments

Recent Posts

See All